Guinness® Original

Notas de cata

Aroma: Medio y equilibrado. Carácter tostado con una fermentación sutilmente afrutada

Sabor: Un perfecto sabor intenso agridulce

Paladar: Suave y ligeramente fuerte que conduce a un final seco

Graduación: 5 % vol.

Aspecto: Cuerpo denso de un peculiar color negro con una generosa capa de cremosa espuma

La historia de Guinness® Original

El sabor de Guinness Original es tan profundo como su color. La cebada bien definida se abre paso entre los lúpulos. Su fuerza atrae y persisten sabores atrevidos. Combinación agridulce. Un sabor generoso y refrescante. Elaborada con talento. Creada para durar.

“Nos avalan más de 250 años de experiencia cervecera y, mientras Guinness avanza, su historia la acompaña en la botella que disfruta gente de todo el mundo”

Did You Know?

Guinness Original, descendiente directa de nuestras recetas de archivo, está basada en una elaboración de 1821, cuando Arthur Guinness II estableció instrucciones precisas para la elaboración de la Superior Porter. Esta cerveza ha sido la precursora del resto de innovaciones de Guinness que haya probado. Guinness Original, elaborada aún en la cervecería de St. James’s Gate en Dublín, se crea con malta, lúpulo y cebada irlandesa de la mejor calidad.

De sabor fuerte y definido, es una experiencia completamente diferente de la suave y cremosa Guinness Draught de barril y la impactante Foreign Extra Stout, aunque preside el sabor de la marca Guinness.Hemos realizado un largo camino desde que esta cerveza se imaginó por primera vez en 1800, pero seguimos fieles a nuestros principios. Nos avalan más de 250 años de experiencia cervecera y, mientras Guinness avanza, su historia la acompaña en la botella que disfruta gente de todo el mundo.

¿Lo sabía?

The Guinness trademark label

Guinness fue una de las primeras cervecerías en imprimir y etiquetar sus botellas para asegurarse de que los taberneros no mezclaran varias cervezas negras y las hicieran pasar por Guinness. Los que vendieran otras cervezas negras no podían portar el estandarte de Guinness y, en su lugar, tenían que solicitar las etiquetas propias de su cervecería, donde incluyeran su nombre y dirección. Así continuó hasta 1862, cuando se introdujo la etiqueta beige típica de Guinness. El diseño ha sufrido muchas modificaciones desde entonces, pero, a día de hoy, todas nuestras etiquetas tienen tres elementos: la firma de Arthur, nuestra legendaria y simbólica arpa y un nombre actualmente reconocido en todo el mundo... Guinness.